SE BUSCA COMEDIANTE

Es la oportunidad de sus vidas. Cuatro acomodadores del teatro Pirandello que en su tiempo libre se dedican al stand up comedy se acaban de enterar de que los actores de la obra en cartelera no se presentarán. Es un regalo del destino, la ocasión perfecta para subir al escenario y demostrar su talento.

Todas las entradas están vendidas, así que los productores de la obra no dudan en darles carta libre para presentarse. La buena nueva, sin embargo, ha hecho que pasen de la emoción al miedo. ¿Están preparados para enfrentarse a 700 personas que desean ver un show de la mejor calidad? 

La primera llamada del teatro suena, lo que significa que el público ya está entrando a la sala y que ellos tienen menos de 15 minutos para decidir si aceptarán el reto.

Mateo, quien en la obra de teatro “Se busca comediante” es interpretado por Mateo Garrido Lecca (todos los personajes llevan los nombres reales de los actores), está entusiasmado. Según él, es momento de arriesgarse y presentar sus mejores actos de stand up comedy, el arte que mejor dominan. Carlos (Palma) coincide con él, aunque su interés no es artístico sino económico. Él quiere la ‘platita’ de la taquilla. Gachi (Rivero), aunque en un principio duda, también se suma a la idea.

Pero es Guillermo (Castañeda) quien se niega rotundamente. Él considera que, al encontrarse en una sala respetable, lo mejor es presentar una obra de teatro con todas las de la ley. “Hay que respetar las tablas”, sentencia, obligando al resto a montar “Romeo y Julieta”. Pero el resultado será terrible. 

ENFRENTAR EL MIEDO
“Se busca comediante” es una obra de teatro que por momentos se vale del código del stand up comedy. Se trata de una creación colectiva que, según Rodolfo Reaño (cocreador de la pieza junto a Garrido Lecca, Palma, Rivero y Castañeda), busca revalorizar el quehacer de los comediantes.

Reaño anota: “Aquí mostramos lo difícil que es dedicarse a la comedia en nuestro país. Parece una obra testimonial, porque lo que dice cada uno en el escenario partió de sus propios rollos personales”. Así, en escena se proyectarán sobre los personajes algunos de los miedos reales de los actores que los interpretan. Se verá, por ejemplo, a Palma muy preocupado por la falta de dinero; a Rivero siendo confundida con Johanna San Miguel; a Castañeda molesto porque no puede conseguir papeles como actor dramático; y a Garrido Lecca cuestionándose si es gracioso y si su presencia en el grupo de comediantes se debe a que tiene seguidores en las redes sociales.